El presente artículo aborda la necesidad de ampliar la competencia notarial, por medio de proceso no contencioso, a la declaración de paternidad. Como garante de los derechos fundamentales, particularmente el derecho de la identidad, el notario se encuentra facultado para certificar y salvaguardar las pruebas necesarias que permitan establecer la filiación entre padres e hijos. De ese modo, fomenta la paternidad responsable y evita situaciones de incertidumbre respecto a la determinación de paternidad de hijos extramatrimoniales, todo a través de un proceso ágil, seguro y privado.

DESCARGAR PDF